GRAF5534. BILBAO.- El centrocampista del Sevilla Ever Banega (10)...

El día que Éver Banega falte, y para eso queda muy poco, algo importante faltará en este Sevilla que paladea ya la clasificación para la próxima Champions. Ha elegido el argentino la tentación del dinero saudí para prolongar su carrera, una decisión comprensible pero que apena, pues perderá la Liga uno de sus grandes talentos de los últimos años. Indescifrable a veces, polémico otras tantas, pocos centrocampistas ha visto el fútbol español con su capacidad para cambiar partidos con su elegancia y silencioso liderazgo. [1-2: Narración y estadística]

Se le puso en chino el partido de San Mamés al Sevilla, con un gol muy tempranero de Capa que lo cortocircuitó todo, pues parecía el Athletic a merced del visitante. Pero poco a poco, con sigilo pero con determinación, Banega fue reclamando la batuta hasta conseguir, con un gol de falta y una asistencia a Munir, los tres puntos que los de Lopetegui habían ido a buscar a Bilbao. Y el Athletic se quedó seco y sin respuesta, lamentando que quizá sus opciones europeas hayan pasado a mejor vida. El Real Sociedad-Granada de este viernes le dará pistas de si todavía le quedan esperanzas sólidas de remontar el vuelo.

Hizo de todo el conjunto hispalense en la ‘Catedral’. Ningún equipo, ni siquiera el Madrid o el Barça, había sometido tanto al Athletic como lo hizo el Sevilla durante los primeros minutos del partido. A los de Lopetegui les resultaba muy sencillo instalarse en el campo contrario y a ratos daba la sensación de que a los locales no les incomodaba en exceso el escenario. Ya lo había adelantado en cierta manera Garitano con la alineación elegida, especialmente con el centro del campo. Y, al fin y al cabo, el Sevilla no tuvo más oportunidad que un remate desviado de Suso tras una internada de Navas por su banda.